Hola, carnívoros!

Hoy vamos con otra receta de nuestro apartado Recetas Muy Fáciles, en la que vamos a emplear una carne muy suave y melosa y que a la vez resulta bastante económica, se trata del solomillo de cerdo, si le añades el apellido de ibérico mucho mejor, pero en nuestro país podemos presumir de excelentes ejemplares que aportan una carne jugosa y tierna.

Para aquellos más preocupados por la salud, decirles que esta carne es muy rica en vitaminas B3 y B1 y proteínas, muy adecuado en la infancia y etapas de crecimiento y también para mujeres embarazadas o para quienes se recuperan de alguna enfermedad. Además, esta parte en concreto es muy baja en grasas. Vaya que es recomendable tenerlos siempre a mano.

Es lo que yo hago, siempre que voy al Cash&Carry de ROS me acerco al lineal y lo compro fresco si pienso cocinarlo en breve, o aprovecho la ventajas del precio de los congelados y siempre tengo por ahí algún solomillo para una emergencia. Recuerda que suelen pesar entre 400 y 600 gramos y que puedes conservarlos por separado y utilizar sólo el que necesites. Esta carne se presta a infinidad de recetas, desde la sencilla plancha a la más sofisticada Solomillo Ibérico Relleno Envuelto en Bacón, pasando por el solomillo horneado a la sal o al hojaldre.

Es el caso de nuestra receta de hoy, está pensada para quienes no se quieren complicar y al abrir la nevera han visto un solomillo de cerdo y unos champiñones. Ok, mira en la despensa a ver si tienes un poco de nata y harina y chispún!:

Para 2 personas:

1 solomillo de cerdo

300 gr. de Champiñones

200 cl de Nata para cocinar

Un poco de harina

Pimienta, sal y aceite.

Cortamos el solomillo en medallones, es conveniente darles también un ligero golpe con la pala del cuchillo para hacerlos algo más fino y grandes si lo prefieres. Les ponemos un poco de sal y los pasamos por un poco de harina antes de dorarlos en una sartén con abundante aceite caliente.

Una vez dorados, verás que se cocinan enseguida y no hace falta que queden “fritos”, los reservas. En una cazuela baja pones una cucharada de aceite y salteas con un poco de sal los champiñones laminados, los puedes cortar tú o comprarlos ya laminados, es muy fácil en ambos casos. Apenas los champiñones toman un poco de color, a mi me gustan casi crudos, les añadimos la nata y pimienta blanca, mejor recién molida, al gusto.

Incorporamos ahora los medallones de solomillo y dejamos que todo junto haga chupchup a fuego suave unos cinco minutos, para que se cohesiones los sabores. Rectifica de sal, si hace falta y listo.

Una receta que se prepara en un momento y que seguro va a gustar mucho pues se come todo, quiero decir, no hay huesos ni nada que apartar en este plato y a los niños les encanta.

Bueno, también a solteros y malcomidos en general, jeje. Permitido mojar pan!

Hasta pronto, carnívoros!

Comentarios


− tres = 3

Siguenos el rastro 2.0

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed

Entradas recientes

Despiece carnívoro

Categorías

Logo somos carnívoros con las partes del tocino
http://twitter-widget.com/blog/packages/