Ribs Barbacoa

Esta es una de esas recetas que triunfan en los restaurantes especializados o que vemos por televisión, pero que pocas veces nos animamos a hacer en casa. Hasta hoy que, fieles a nuestra norma de presentar recetas MUY FÁCILES, os voy a contar cómo preparar unas deliciosas Ribs Barbacoa que sorprenderán a vuestros amigos y que encantan a los niños. Lo primero, seguid mi ejemplo y comprad en el Cash&Carry de Carnes Ros un par de tiras de costilla de cerdo, pues eso son las famosas ribs. Podéis comprarlas con los ojos cerrados, porque siempre te ofrecen calidad, pero también porque en principio nos da igual su tamaño: nos van a salir de rechupete de todas formas y más vale que sobre!

Una vez tengamos nuestra tira de costillas de cerdo adecuada a los comensales, yo compré dos tiras para seis personas y sobró. Recuerda que no importa mucho el tamaño, pues con esta receta es casi imposible que se pase de cocción o se queme. Lo dicho, una vez tengamos los ribs necesitaremos.

-Salsa bartbacoa (hay muchas en el mercado y la mayoría salen muy buenas)

-Unos dientes de ajo (a mi me gustan, aunque son prescindibles)

-Aceite y sal

Ya está?, sí. No hace falta nada más, aparte de una fuente de horno, papel aluminio, una brocha y lo que quieras de guatnición: puré de patatas, patatas asadas, ensalada…

Precalentamos el horno a 180º unos 10 minutos, el tiempo que emplearemos en colocar nuestras ribs en una bandeja, ponerles un poco de sal por ambos lados, un chorrito de aceite y un poco de salsa barbacoa, opcionalmente, también unos ajos rotos.

Hacemos un papillote, cubrimos nuestras ribs con el papel aluminio para que no se escapen los jugos de la propia carne. Metemos la bandeja en el horno, bajamos a 150º y lo dejamos ahí un par de horas. Nos vamos de paseo, leemos un libro, preparamos un postre, pasamos la mopa… lo que quieras, porque con esta receta te puedes olvidar del asado, no hay que regar, ni dar la vuelta, ni vigilar ni nada. Y si se nos olvida apagar el horno?, yo lo tuve 3 horas y quedó tierna como la mantequilla pero ni asomo de quemarse.

Transcurrido el tiempo de asado, lo sacamos del horno, quitamos el papel aluminio, repartimos con una brocha una generosa ración de salsa barbacoa por ambos lados y lo volvemos a meter en el horno en modo grill durante 10 minutos. Truco: yo le pongo un poco de vino o agua en el fondo para que no se sequen los jugos que la carne habrá soltado y se mezclen con la salsa que acabamos de añadir. Con esos minutos de grill en un horno todavía caliente, llegarán a hervir aportando una deliciosa salsa.

Y listo, tan sólo nos queda emplatar y servir. Deja el bote de salsa barbacoa en la mesa por si alguien quiere ponerse más y una buena cantidad de servilletas porque ésta es una receta de guarrear bastante. Recomiendo chuperretear los huesos y comer con las manos, jejejeje qué aproveche, carnívoros!!

 

 

Comentarios


− 2 = cuatro

Siguenos el rastro 2.0

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed

Entradas recientes

Despiece carnívoro

Categorías

Logo somos carnívoros con las partes del tocino
http://twitter-widget.com/blog/packages/